Se trata del programa Razones para Vivir, promovido por el sector privado y el cual busca apoyar a las víctimas del conflicto armado en Colombia y disminuir la pobreza.

El proyecto ayuda a los afectados del conflicto en diferentes zonas del país, y que tienen enfermedades como el cáncer.

La iniciativa se implementa en el municipio de Arjona, en Bolívar con más de 70 mil habitantes donde también se promueven los alumbrados navideños en favor de la población generando política social.

Desde la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia – ANDI – el sector privado sigue promoviendo políticas sociales en la temporada de fin de año, donde se aprovecha los alumbrados navideños.

Precisamente tras la llegada de las tradicionales novenas de aguinaldos, la fundación AGM Huellas de Piedra llevó la Navidad a niños, niñas y adolescentes del municipio de Turbaco, situado en el departamento de Bolívar.

El proyecto Razones para Vivir es liderado por una sobreviviente de cáncer que perdió partes de su cuerpo enfrentando esta terrible enfermedad y a través de su testimonio como embajadora busca cambiar para bien las vidas de las personas.

“Hoy estamos en el municipio de Turbaco porque aun cuando nuestra compañía no es la responsable de instalar el alumbrado navideño en este hermoso lugar, sí sentimos la necesidad de apoyar a la institucionalidad”, dijo Melisa Torres, gestora social de AGM quien perdió uno de sus pies en su lucha contra el cáncer.