La comunidad internacional sigue comprometida con los dineros que destinó para el posconflicto, aunque por el momento no se conoce si mantendrá su decisión de apoyar a Colombia.