Rosalba Chavarro vive hace décadas en el barrio Villa Claver, al occidente de Bogotá, y desde entonces no han cambiado sus costumbres. En su casa, se cocina, se hace aseo general y personal de la misma forma en que se ha hecho siempre. Pero según las lecturas de la empresa de Acueducto, le ha dado por consumir cada vez más agua.

Y cuando comparó sus facturas de agua con las de sus vecinos, se percató que, según éstas, no era sólo la casa de doña Rosalba, sino en todo el barrio, el que había entrado en una aceleración de sus consumos de agua.

Pero el agua es vital, de manera que, aunque consideren injustificado el cobro de sus facturas, tiene que pagarlas, para poder seguir alimentándose y aseándose, aunque ello les cueste atrasarse en otros gastos de la casa.

Doña Rosalba le atribuye el cobro al cambio de contador dela gua que la empresa le recomendó antes de que su factura comenzara a crecer sin control.

“Me dijeron que lo cambiara, entonces empezó a subir a cien mil y ya en los últimos meses me subió a 150 mil. Estamos la misma gente, los mismos negocios que había” aseguró doña Rosalba.

La empresa de acueducto le atribuye el paulatino aumento del valor de las facturas a un cambio repentino que los usuarios hicieron en sus cuentas.

”No es posible que llegue ese consumo tan caro si siempre ha llegado eso. O es el contador o que es” Lilia Martín, otra usuaria afectada por el aumento en el cobro del agua.

Publicidad

De otro lado, Julio César Pinzón, director apoyo técnico acueducto Bogotá, dijo, “Se nota que hay un incremento un predio que era de uso comercial solicitaron que fuera multiusuario es decir que tuviera también la posibilidad de una vivienda”.

La explicación sería suficiente, si el cobro se hubiera trepado súbitamente por el cambio de usuario, pero lo que refleja la factura es un crecimiento exponencial del consumo, cuya explicación buscaron con un geo-radar, sin encontrar el origen.

Rosalba Chabarro ha recibido muchas visitas por parte del acueducto, ellos aseguran que son problemas en el interior de la casa, “Que parecía como un loco antier vino otro señor y me dijo que no que estaba bien y estuvo poniendo en toda parte a ver si había alguna escape”.

Descartado el escape, apareció una tercera explicación: que en los consumos reales de agua en el barrio, se hubieran pasado de los picos del subsidio.

Sin embargo, Pinzón, aseguró “Hoy estamos en 11 metros que quiere decir eso que si una familia que consuma mensualmente 11 metros vigencia 22 a partir del metro cúbico 23 va a pagarlo pleno.

Cada vecino se siente parte de un problema de la comunidad, pero la empresa no está dispuesta a estudiar un problema en la zona. Dice que cada reclamo debe estudiarse por separado y no en grupo.

Pinzón, asegura que los problemas se pueden presentar, los importante es que los usuarios agenden citas para revisar si se trata de alguna avería en el servicio del agua o si sencillamente se requieren ajustes en el cobro que se hace por parte de la empresa.

Es decir, que el acueducto descarta por completo la existencia de un problema en el cobro general que se realiza en el barrio, de manera que, en vez de enfrentar los inconvenientes en la zona, prefiere estudiar por separado el reclamo que cada usuario presente y a repetir su diagnóstico para cada uno.

¡Qué tal esto!

Gracias por elegir la independencia.

Recuerde que puede ver Noticias UNO los sábados, domingos y festivos a las 8:00 p.m. por el Canal 1programa ganador de nueve premios India Catalina.

El noticiero es dirigido por Cecilia Orozco y presentado por Mábel LaraGermán Arango y Cristina Hurtado.

Lea aquí más informes de Noticias UNO