Durante varias décadas el diario El Tiempo fue el dueño de uno de los más emblemáticos edificios del centro de Bogotá, ubicado sobre la Avenida Jiménez con Carrera Séptima.

Desde octubre del año pasado se había anunciado que el edificio dejaría de ser parte de El Tiempo, pero no era confirmado quién lo iba a adquirir, hasta este jueves 30 de enero, que a través de su cuenta oficial en Twitter, lo anunció.

Se trata de la Universidad del Rosario, que publicó un tuit en el que confirmó la noticia:

“¡Es oficial! La Universidad del Rosario adquirió el emblemático Edificio @ELTIEMPO ubicado en la esquina entre la Carrera Séptima y el Eje Ambiental, como nueva sede de la institución”

El edificio mantendrá su nombre (Edificio El Tiempo), pero será parte del campus de la importante universidad privada del país.

Publicidad

“Es un edificio contiguo la Universidad y lo hemos visto desde siempre, tiene una gran arquitectura, espacios de buena escala y se articula perfectamente con nuestro plan de campus en el centro”, dijo David Díaz, director de Hábitat de la Universidad del Rosario.

Lo que aún es incierto es el valor en el que fue adquirido el bien inmueble ni los otros detalles de la transacción.

Este es el comunicado emitido por la Universidad de El Rosario:

Edificio El Tiempo: sede de la Universidad del Rosario

“Es un edificio contiguo la Universidad y lo hemos visto desde siempre, tiene una gran arquitectura, espacios de buena escala y se articula perfectamente con nuestro plan de campus en el centro”, afirma David Díaz, Director de Hábitat de la Universidad del Rosario.

Desde hace algunos años, la Universidad ha intentado acercarse a este edificio, no solamente para comprarlo, sino para convenios con El Tiempo, específicamente CityTV, para el programa de Periodismo y Opinión Pública. Sin embargo, no fue sino hasta el segundo semestre del 2019 que la organización de El Tiempo decidió vender el edificio al Rosario, institución que además de haber demostrado interés desde siempre, cumple con sus condiciones: ser un cliente serio y que asegure el mantenimiento y buen estado de este edificio de conservación.

La compra de este edificio trae grandes beneficios para la Universidad. En una primera medida, ayuda a terminar de conformar el campus, al estar en una manzana en la cual se tiene presencia con el Edificio Santafé (donde están ubicados CASA UR; la Tienda Rosarista; la Escuela de Ciencias Humanas; la Facultad de Ciencia Política, Gobierno y Relaciones Internacionales; Cancillería; entre otras dependencias de la Universidad) y la antigua casa de Eduardo Santos (frente a la entrada de Torre 2).

“Lo que hacemos con este edificio se llama ‘masa crítica’, que consiste en interconectar los espacios a diferentes niveles, ayudando así a cohesionar el funcionamiento de la Universidad y facilitando la logística (como sucede con el Claustro, CASUR, Torre 1, Torre 2, Casa Rosarista y Edificio Nuevo). Esta posibilidad nos la brinda el edifico de El Tiempo”, menciona Díaz.

Al estar en una de las esquinas más emblemáticas de la ciudad, la compra de este edificio genera una gran visibilidad para la Universidad del Rosario. “Es un espacio para mostrar lo que hacemos y lo mejor que tenemos”, dice Díaz. Además, este edificio de siete pisos, un sótano y 4,266 metros cuadrados, que es un ícono para la ciudad y tiene historia propia, mantendrá su nombre: Edificio El Tiempo