Según la policía el imperio de Varela duplicaba en fuerza y tamaño al que tuvo Pablo Escobar en sus mejores momentos. Por eso la sucesión de este capo concentra la atención de las autoridades.

Y no solo de las autoridades, varios miembros de la mafia se disputan el trono de Varela, la guerra parece haber empezado en Bogotá con el asesinato de dos hombres en el norte de la ciudad.

Según la policía los sicarios salieron de Cali y llegaron en una camioneta que entró de Venezuela a Cúcuta el pasado 17 de septiembre. Las victimas, Fernando Martínez y Edison Calle eran de Tulúa. Calle era el dueño del carro donde hace 15 días fue encontrada una maleta con los restos de un hombre. Ellos visitaban a dos prostitutas en un apartamento donde vivía un narcotraficante llamado Jorge Hernán Aguirre, el narco fue asesinado hace ocho años.

Las autoridades consideran posible que la muerte de Wilber Varela alias “Jabón”, “don Manuel” o “don Jairo” se deba a una guerra interna por el poder también análisis de la información que señala a Luís Enrique Serna alias “Manuel” o “combatiente” y a un hombre conocido como Diego Pérez Henao o “diego rastrojo” como los autores de la muerte del capo junto con un jefe de sicarios conocido con el alias de “boby” La nueva organización por la muerte de Varela quedaría al mando de Luís Enrique Calle Serna alias “comba”, le seguiría Daniel “el loco” Barrera, que extienden su área de control desde el departamento del Meta hasta “el eje cafetero”.

Los dos hombres intentarían tomar el poder en las áreas que dominan alias “capachivo” y “el señor de la camisa” lugartenientes del capturado capo alias “Diego Montoya” y además controlar los municipios de Zarzal, Obando, Cartago y Anserma Nuevo en el valle.