09/10/2017

Por lo menos un centenar de colombianos se apostaron a las afueras del hotel Westin, de la capital peruana, para hacer sentir como en casa al equipo de José Néstor Pekerman.

Con la fe intacta, hinchas venidos de todos los rincones del país le dieron una calurosa bienvenida a la tricolor, que arribó sobre las ocho de la noche a su lugar de concentración en Lima.

No importaron las extremas medidas de seguridad ni el cordón policial.  La hinchada cafetera se hizo sentir y dejó la garantía de que mañana, en el estadio Nacional, Colombia no estará sola.

Javier Carbonell – CM&