Antes de iniciar la audiencia pública de conciliación entre el expresidente Álvaro Uribe y el concejal de Bogotá Hollman Morris, el magistrado Eugenio Fernández de la Sala Penal de la Corte Suprema oyó a las partes en una audiencia privada que duró cuatro horas.

En el careo, los enfrentados recordaron sus fuertes desacuerdos desde el año 2002, entre éstos, el escándalo por las chuzadas del DAS.

El magistrado Fernández tomó la palabra para hacerles caer en cuenta que esos procesos judiciales se podían evitar con diálogo y que como personas con responsabilidad pública debían dar ejemplo a la sociedad.

El senador Uribe y el concejal Morris reconocieron que el togado los puso a reflexionar. Al expresidente se le vio, como pocas veces, calmado y pacífico.

Publicidad

Solo hasta cuando el juez les pidió estrechar sus manos, las partes se acercaron y saludaron.

El líder del Centro Democrático rectificó la declaración que hizo el 17 de septiembre de 2014 en contra de Canal Capital y de su entonces gerente Hollman Morris durante el debate de paramilitarismo que realizó el senador Iván Cepeda.

El expresidente Uribe aceptó que fue injustificado señalar a Canal Capital y a Hollman Morris de aliados del terrorismo.

La actitud de Uribe también sorprendió a los abogados del concejal, que pertenecen al Colectivo de Abogados. Son Reynaldo Villalba y Luis Guillermo Pérez. Los dos juristas fueron víctimas del DAS.