La Procuraduría decidirá en próximos días sobre una sanción. Se trata del exdirectivo Wilman Muñoz, procesado por actos de corrupción en la institución. Muñoz, quien se desempeñaba como director del Instituto de Extensión de la universidad, fue acusado de apropiarse de recursos, con los que habría pagado vehículos de alta gama, joyas, servicios de televisión y hospedajes en muchos viajes.

El proceso es tan alarmante que la Procuraduría investiga 333 cheques y varias transacciones por más de $ 10.490 millones relacionados con presuntas irregularidades. Este caso fue el detonante de las protestas de los estudiantes de esa institución, que terminaron en graves disturbios.

El próximo 15 de octubre, Muñoz tendrá que asistir a la Procuraduría para defenderse.