Pese a que todo va en contra del exmandatario brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, el líder del Partido de los Trabajadores manifestó luego de recibir en su celda a su fórmula vicepresidencial, Fernando Haddad, que insistirá en su candidatura con recursos ante la Corte Suprema y la ONU para que le garanticen la posibilidad de disputar las elecciones.

El Tribunal Superior Electoral de Brasil prohibió una propaganda radial del Partido de los Trabajadores divulgada el fin de semana, que aún presentaba a Lula como candidato presidencial, luego de que el viernes dicho organismo invalidara su candidatura debido a su situación jurídica, pues Lula cumple una condena de 12 años y un mes por corrupción.

El Tribunal estableció una multa de aproximadamente 123.000 dólares en caso de que se viole la orden de retirar la publicidad de campaña.