Precisamente la reforma tributaria incluye disposiciones para dar claridad a los contribuyentes de las iglesias. Estas tendrán su propia norma tributaria y, si la incumplen, les tocará pagar impuestos.