Nuevos bombardeos y ataques de artillería avivan la tensión en Siria. El régimen de Bashar al-Ásad ha ejecutado al menos 65 operaciones en objetivos al norte de la provincia de Homs y al sur de Hama en las últimas 24 horas.

Fuerzas leales a Bashar al-Ásad iniciaron la ofensiva en Homs y Hama, tras proclamar su victoria en Guta Oriental, otrora el principal bastión de la oposición en las afueras de Damasco.

Aviones de guerra dispararon contra pueblos y aldeas de la región, entre ellos Al Qantara, Al Telul Al Homr y Deir Ful, coincidiendo con ataques de artillería en dichas zonas.

Entre tanto, la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas denunció que sus expertos no han podido acceder a Duma, donde el pasado sábado se habría perpetrado un ataque con armas químicas, debido a que Rusia y Siria se los impiden alegando «cuestiones de seguridad», lo que incrementa las sospechas de que buscan alterar las pruebas en la zona.

Voceros del gobierno ruso indican que el ingreso de los investigadores se produciría hasta el miércoles.

Por su parte, la primera ministra británica, Theresa May, defendió ante el Parlamento la legalidad del bombardeo del viernes contra instalaciones del régimen sirio, destacando que era necesario actuar por motivos humanitarios. 

Publicidad