Las críticas de la oposición uribista al dinero que se entregará a cada uno de los guerrilleros reintegrados puede volverse en su contra.

El funcionario que manejó el dinero del programa de desmovilización del gobierno pasado, es el mismo que está manejando las finanzas de la actual reintegración. Él tiene las cuentas claras.