En su investigación sobre la privatización del Parque Tayrona, Diana Salinas encontró que un basurero con muchos incidentes en su aprobación, fue localizado a Mil 700 metros del límite del Tayrona dentro de otro parque del Distrito de Santa Marta…

El director del parque, los vecinos del barrio vecino y otros se opusieron a la aprobación del relleno sanitario en el parque, pero como el otro tenía un cierre perentorio el entonces alcalde dice que tuvo que aprobarlo.

El aire que respiran los turistas en el Parque Nacional Tayrona llega cargado de los olores que produce un relleno sanitario… Y todo porque a 1.700 metros del Tayrona, es decir lo que vendría a ser su zona de amortiguación, está ubicado el relleno sanitario que sirve al Distrito Turístico.

El relleno se construyó en medio de un parque llamado Bondigua, que tenía protección ambiental del Distrito dentro de su plan obligatorio territorial, por ser rico en flora y fauna…

Los terrenos del relleno fueron adjudicados en 1991 a José Ignacio Díazgranados, un narcotraficante que fue sentenciado por la Corte Suprema de Justicia. En 1999 Díazgranados vendió parte de esos terrenos a William Vélez…

La solicitud para el relleno se había hecho en 1998 y Corpamag otorgó la licencia para su construcción en el 2000.

“Cuando comienzan los malos olores en el relleno sanitario empiezan a regar un químico que se esparce en el ambiente y ese es el que nos está perjudicando”.

Para el año 2000 aún faltaba modificar el Plan de Ordenamiento Territorial para desafectar las 51 hectáreas donde hoy funciona el relleno. Una semana antes de la fecha límite de cierre del anterior basurero, el alcalde de ese entonces, José Francisco Zúñiga, condenado por parapolítica, presentó una única propuesta de ubicación y de empresa operadora del relleno.

“El señor alcalde y la empresa Interaseo debieron presentar más alternativas o en su defecto el señor alcalde abrir una licitación para que todas las empresas que estuvieran interesadas en tener un sitio para verter las basuras…”.

Según el diputado, Humberto que fue concejal de la época no hubo alternativas… Pero no es todo. En el 2006, propietarios vecinos de Interaseo, entre ellos Agropecuaria del Norte S.A y Moggio, pusieron en alerta al Incoder sobre la adjudicación que se había hecho en 1991 a Díazgranados y sobre otros terrenos, que con los años se fueron sumando a las 51 hectáreas de Interaseo…

El Incoder analizó y visitó los predios adjudicados a Díazgrados y encontró irregularidades, que obligaron a revocar esa adjudicación… En estos momentos la decisión está en proceso de apelación.