Después del nombramiento del nuevo ministro de Defensa, Javier Ponce, los generales Héctor Camacho y Guillermo Vásconez, pusieron a disposición sus cargos.  El jefe del Comando de las Fuerzas Armadas del Ecuador y el comandante del Ejército, renunciaron ante el Presidente Rafael Correa luego de las críticas que hizo el mandatario de manera pública al establecimiento militar por omitirle informaciones sobre los nexos que Franklin Aisalia tendría con la guerrilla de las FARC.  Por estos hechos, el Primer Mandatario ya había destituido el jefe de la inteligencia del ejército, coronel Mario Pazmiño. Además de los dos comandantes, se presume que los mando de la Armada, vicealmirante Livio Espinosa, y la Fuerza Aérea, general Jorge Gabela, también podrían poner cargos a disposición de Correa.