15/09/2017

Frente al escándalo de corrupción que salpicó al magistrado de la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia, Gustavo Enrique Malo, el ministro de Justicia, Enrique Gil Botero, afirmó que este debería apartarse de su cargo.

Indicó que respeta la postura que ha asumido la Sala Plena de la Corte Suprema de Justicia, pues a su juicio la posibilidad de que renuncie el magistrado Malo «sería una postura que facilitaría de manera oportuna la situación que se vive».

Agregó que eso «le permitiría ejercer su defensa de una manera más expedita y más amplia».

Paola Santofimio – CM&