El director de Medicina Legal Carlos Eduardo Valdés presentó este jueves su renuncia por el caso de Jorge Pizano, testigo del caso Odebrecht. 

«Soy objetivamente el único responsable de informar a la opinión pública que la mancha de sangre de que trata el informe era de mancha de sangre humana«, aseguró Valdés. 

«Mi equivocación obedeció que por las características iniciales se trataba de una mancha de sangre (…) cometí el error de nunca preguntar su origen a los laboratorios y me concentré en los resultados forenses de si correspondía al señor Pizano y si había o no cianuro», afirmó.