El magistrado de la Sala Penal, José Francisco Acuña, renunció al encargo de presidente de la Corte Suprema de Justicia que ejercía desde el pasado mes de enero.

El abogado presentó una carta a la Sala Plena en la que manifestó que su decisión se debía a problemas de salud, por lo que prefería alejarse de la designación.

La semana pasada dos de los magistrados de la Sala Laboral, Gerardo Botero y Rigoberto Echeverri, habían enviado una carta a la Sala manifestando que no reconocían a Acuña como presidente porque no había sido elegido por votación.

La Sala Plena se reunirá mañana para tratar de elegir, por quinta vez, al presidente en propiedad, puesto que en las anteriores sesiones el magistrado Álvaro García, candidato de la Sala Civil, no ha obtenido los 16 votos que se necesitan para ello.