Tras meses de críticas por parte de miembros del Partido Republicano y del propio presidente de Estados Unidos, Donald Trump, el número dos del FBI Andrew McCabe presentó su renuncia hace unas horas.

Con 49 años, Andrew McCabe renunció a seguir siendo el número dos del FBI. Tiene intención de jubilarse en marzo, por lo que decidió usar un tiempo que tenía de vacaciones durante los próximos dos meses, periodo en el que seguirá recibiendo el sueldo del FBI, aunque ya no ejercerá en su cargo.

De esa forma, dejará la agencia a mediados de marzo, cuando cumplirá con todos los requisitos para poder jubilarse.

En los últimos meses, McCabe estuvo en el centro de las tensiones entre la Casa Blanca y el FBI, cuya credibilidad ha sido cuestionada en numerosas ocasiones por Trump.

La portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, defendió que ni sus funcionarios ni el presidente Trump tienen algo que ver con la dimisión de McCabe, y negó que el mandatario haya ejercido presión sobre esa agencia.