El nuevo comandante del ejército es el Mayor general Óscar Enrique González Peña,  quien estaba al frente de la primera división y del comando conjunto del Caribe con sede en Santa Marta.

En su hoja de vida se destaca  haber  sido Comandante Décima Primera Brigada; comandante de la Cuarta Brigada; Integrante Compañía Bolívar Escuela de las Américas Zona del Canal en Panamá; miliar Adjunto en Corea; Subdirector Escuela de Armas y Servicio; Director de Sanidad Ejército; Director Escuela Militar de Cadetes y Director Plan Damnificados Eje Cafetero.

Renunció el general Mario Montoya.

El anuncio lo hizo el propio comandante del Ejército después de que el gobierno aceptara que miembros de la institución estarían involucrados en los llamados "falsos positivos".

En el comunicado, el alto oficial no explicó las razones de su renuncia, pero resaltó sus 39 años de carrera militar, dijo que sus soldados son quienes pueden dar testimonio de su trabajo para lograr la paz de Colombia, además destacó los resultados de la política de seguridad democrática.

 Comunicado de prensa

En esta tarea enfrentamos grandes retos y dificultades, pero también momentos de inmensa felicidad y victoria como nunca antes que hoy hacen de nuestro Ejército uno de los mejores del mundo.

La Política de seguridad Democrática, definitivamente cambió la vida de los colombianos, se constituyó en la guía y misión para el Ejército que hasta hoy comando. La cumplimos sin vacilaciones, con la mayor fortaleza, lealtad y entrega.

Sobre los recientes hechos en los cuales miembros de la institución se han visto comprometidos y que apenas están en etapa de investigación, pido a los colombianos no condenarlos, sin antes haberles concedido el derecho de defenderse, ello es apenas un principio elemental de la justicia que debe cobijar por igual, tanto a militares como a civiles.

Doy gracias al Dios de los ejércitos por la protección que me dio en este duro, pero honroso trasegar de mi vida de soldado de la República.

Gracias señor Presidente por la confianza que usted depositó en mi, al designarme como Comandante del Ejército Nacional, este ha sido el más alto honor de mi vida.

Gracias infinitas a mi señora  María Eugenia y a mis hijos Mario Andrés y Diego Mauricio, juntos recorrimos siempre esta maravillosa jornada de mi vida, ellos son mi gran tesoro.

Todos los hombres y mujeres de mi Ejército, pueden tener la certeza que permanecerán por siempre en mis recuerdos y mi corazón. Y mis oraciones serán por su protección y felicidad.

Gracias por siempre a todos y cada uno de mis subalternos, por su lealtad, por su coraje y por su valor, jamás los olvidaré.

A partir de ahora, como General en retiro, seguiré con las mismas convicciones de fe y amor por mi Ejército y por mi patria.  Gloria por siempre a mi Ejército.

Que Dios lo guarde a usted señor Presidente y a toda su familia.

A todos muchísimas Gracias.

 

GENERAL MARIO MONTOYA URIBE

COMANDANTE EJÉRCITO NACIONAL