Las réplicas del terremoto en China han hecho más difícil el rescate de los sobrevivientes. La magnitud de la tragedia es tal que hay quienes aseguran que deberían cancelar la realización de los Juegos Olímpicos.

Mientras Myanmar sigue rechazando las ayudas humanitarias para las victimas del ciclón Nargis, en China las piden a gritos.

Hoy una fuerte réplica de seis grados en la escala richter volvió a poner en alarma ese país. Un nuevo sismo al parecer sin victimas mortales sacudió de nuevo a la provincia de sichuan, que desde el lunes ya suma casi 29.000 muertos y decenas de miles de desaparecidos por el reciente terremoto de 7.8 grados en la escala.

Desde ese día ha habido al menos 20 réplicas por encima de los cinco grados de intensidad pero la de hoy a eso de la una de la tarde –hora de china- se impuso por lo fuerte.

Habitantes de ciudades como Beichuan, devastadas por el sismo, aseguran que las réplicas han sido tan duras como el propio terremoto del lunes.

Según las autoridades chinas, el agua es lo que más escasea, y ya hay quienes en ese país se empiezan a oponer a la realización de los juegos olímpicos dada la magnitud del sismo y sus consecuencias.

Publicidad