El representante a la Cámara por el departamento de Córdoba, David Barguil, rechazó la propuesta del Gobierno de prolongar el impuesto del cuatro por mil para atender las necesidades de los campesinos colombianos.

Barguil lo calificó como un impuesto antitécnico que promueve la informalidad y la ilegalidad e insistió en que la solución de los problemas del sector agrícola no debe incluir el gravamen. “No tiene sentido sostener el cuatro por mil cuando existe un abanico real de alternativas de fondo a la crisis histórica del agro que requiere una solución estructural”, reiteró Barguil.

El Gobierno busca que el cuatro por mil se mantenga para resolver la crisis agraria y lograr adicionar al presupuesto general de la Nación de 2014 los 3 billones de pesos anunciados por el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas.

Barguil concluyó que no acompañará la iniciativa del Gobierno que pretende evitar el desmonte de este impuesto y propuso explorar otras posibilidades como un impuesto a los dividendos y a los parafiscales.