Su nombre es Aldi Novel Adiland y fue rescatado por un barco de carga panameño, luego de permanecer 49 días a la deriva. El joven, de 19 años, trabajaba en una trampa para peces cuando los fuertes vientos rompieron las cuerdas que lo ataban a la costa, a unos 125 kilómetros, y lo enviaron mar adentro.

La comida que tenía se le agotó en los primeros días por lo que sobrevivió pescando y quemando leña de su propia choza para cocinar los peces. Durante las 7 semanas bebió agua de mar a través de su ropa para minimizar el consumo de sal.

El joven cuenta que durante los días duros, en donde incluso pensaba en tirarse al mar, recordó el consejo de sus padres de orar. Una biblia lo acompañó durante su naufragio.

Aldi volvió con su familia, quien lo daba por muerto, y se encuentra en buen estado de salud.