Los dibujos que hace dos años y ocho meses casi le cuesta la vida al caricaturista Kurt Westergaard del periódico Jyllands-Posten y que ofendieron al mundo musulmán, fueron reeditados y publicados en cinco diarios nacionales.

“Independientemente de si el Jyllands-Posten utilizó en aquel momento la libertad de expresión imprudentemente y con consecuencias dañinas, el diario se merece la solidaridad incondicional cuando se le amenaza con el terror," dijo un vocero del diario Politiken. Pero aclaró que nunca estuvieron de acuerdo con ese diario en aquella oportunidad. 

Publicidad

En esta oportunidad, se muestra uno de los 12 trabajos, donde Mahoma es presentado con una bomba en el turbante. Volvió a ser blanco de protestas por la comunidad musulmana de ese país.

"Creemos que es muy tonto y que no ayuda a construir los puentes que necesitamos," dijo Mostafa Chendid, un líder religioso de la Islamic Faith Community, "La publicación de la viñeta es un insulto para nuestra capacidad intelectual," agregó.

Por planear actos la terroristas en protestas a estos dibujos, se han detenido varios activistas de la Islamic Faith Community,  

reuters