Con la consigna religiosa de dar de comer al hambriento y de vestir al desnudo, un grupo se dedicó a solucionar los problemas básicos de la población vulnerable del centro de Bogotá.