05/10/2017

Si Cambio Radical mantiene su oposición en el Congreso al estatuto para la paz, su salida del Gobierno será cuestión de horas. Actualmente, tiene dos ministros: el de Medioambiente, Gilberto Murillo. Y el de Vivienda, Jaime Pumarejo. Murillo dijo que él no representa a Cambio Radical y que su único jefe es el presidente; se queda. En cambio, Pumarejo, minvivienda, es del corazón de Cambio Radical, y será retirado si su partido vota en contra del estatuto para la paz.

Y funcionarios como Karen Abudinen, directora de Bienestar Familiar; Mario Suárez, el recién nombrado presidente de Bancóldex; la gerente de la red postal 4-72, Adriana Barragán, y los superintendentes que no tengan periodo fijo, también serán retirados. Los embajadores y cónsules de Cambio Radical, como María Isabel Nieto, cónsul en Nueva York, también harán parte del grupo que se tiene que ir del Gobierno.

Voceros oficiales dijeron que la actitud de oposición de Cambio Radical al estatuto para la paz no es de carácter programático, sino político. La prueba es que ese partido intervino, ayudó a redactar y aprobó todos los artículos de la reforma constitucional sobre justicia para la paz; el estatuto al que se oponen hoy es apenas un proyecto que desarrolla todos los principios de la reforma para la paz que Cambio Radical aprobó.

No le quepa duda a nadie: Cambio Radical quiere irse del Gobierno y para eso está haciendo lo que está haciendo. Es como si mi marido me dice que para continuar casados yo tengo que usar argolla y como respuesta, lo que yo hago es esto… Ja, ja, ja.