Cinco senadores de la Comisión de Paz, en compañía de la directora regional del INPEC, se reunieron con delegados de los 140 excombatientes de las Farc que siguen presos en la penitenciaría de La Picota en Bogotá.

Los senadores Antonio Sanguino, Iván Cepeda, Julián Gallo, Pablo Catatumbo y Roy Barreras escucharon las peticiones, las quejas y los reclamos de los excombatientes. Tuvieron como principal vocero a Jaime Aguilar Ramírez, alias «Dionisio Rayo», quien está preso desde marzo de 2013, cuando fue retenido por agentes de la Dijín mientras se desplazaba desde El Castillo (Meta) hacia Villavicencio, en una camioneta Hummer.

Los excombatientes de las Farc se quejan de que a pesar de haberse acogido al proceso de paz y reafirmado su compromiso con la Justicia Especial para la Paz, todavía hay, en diferentes cárceles del país, más de cuatrocientos excombatientes presos. Piden que todos sean recluidos en un solo pabellón y no junto a los demás condenados por delitos comunes; se quejan de que en algunos casos la Fiscalía se ha negado a enviar sus procesos a la JEP, por lo que piden la inmediata intervención de la Procuraduría.

En la charla con los senadores de la Comisión de Paz, propusieron que los 400 exguerrilleros a los que aún no les han concedido la libertad sean trasladados al espacio territorial de reincorporación y capacitación (ETCR) de Mesetas (Meta), el cual tiene capacidad para 600 personas. Según alias «Dionisio Rayo», quien militaba en el frente 53 de las Farc, en ese lugar podrían desarrollar un proyecto productivo y trabajar en una especie de colonia agrícola.

Todo lo tratado reposa en un acta levantada por las partes y será enviada a la Procuraduría y al comisionado para el posconflicto, Emilio Archila.

En la reunión, el INPEC prohibió tomar fotos o videos.