Luego de que el pasado martes ingresara un carro bomba a las instalaciones de la Brigada 30 del Ejército Nacional en Cúcuta, Norte de Santander, las autoridades dieron a conocer fuertes imágenes de cómo quedó la sede de la Fiscalía por esta explosión.

El fiscal, Francisco Barbosa se desplazó a primera hora a Cúcuta para verificar los avances de las investigaciones relacionadas con las explosiones que dejaron cerca de 36 personas heridas.

Las autoridades revelaron que en la tarde del pasado 15 de junio a las 12:35 p.m. una persona entró con una camioneta blanca por la guardia principal de la Brigada 30 y se estacionó frente al dispensario. Asimismo, el fiscal aseguró que se está verificando si se cumplieron los protocolos de seguridad relacionados con el ingreso de los vehículos a la unidad militar.

“Se descarta, en esa verificación que hemos realizado, que el conductor se haya identificado como funcionario de la Fiscalía General de la Nación o de cualquier otra entidad pública”, precisó el fiscal Barbosa Delgado.

El material de prueba da cuenta que, a las 2:45 p.m., el carro fue ubicado a pocos metros de las instalaciones de la Estructura de Apoyo (EDA) Catatumbo de la Fiscalía General de la Nación. Posteriormente, a las 2:50 p.m., el conductor salió de la sede militar.

El fiscal precisó que se tiene identificado el origen de la camioneta. Fue comprada mediante una negociación realizada en Bogotá y Cúcuta entre el 29 de mayo y el 4 de junio del año en curso. Al parecer, por el vehículo pagaron $120’000.000 que fueron entregados, a través de domiciliarios, en dos momentos distintos. El vendedor fue ubicado.