Después de la Segunda Guerra mundial, la Organización Interncional del Trabajo considera que el mercado del empleo se enfrenta con la pandemia del COVID-19 a su mayor crisis, con 1.250 millones de trabajadores que corren el riesgo de despidos o de reducción de salarios.

Según un estudio publicado el martes por la OIT, se estima que la pandemia del nuevo coronavirus puede hacer desaparecer 6,7 % de las horas de trabajo en el mundo solamente en el segundo trimestre de 2020, es decir, 195 millones de puestos a tiempo completos.

Estas duras pérdidas en término de empleos son sobre todo esperadas en países de ingresos intermediarios superiores, una situación que, «va más allá de los efectos de la crisis financiera de 2008 y 2009».

La región Asia Pacífico es la que más padecerá la situación en este período del año.

Debido al aislamiento, en la población activa mundial de 3.300 millones de personas, más de cuatro de éstas sobre cinco (81 %) están actualmente afectadas por el cierre total o parcial de los lugares de trabajo, según la OIT.