El invierno sigue azotando a la mayor parte de Colombia.

Las situaciones más críticas se vivieron hoy en Cundinamarca, Santander, Cesar y Cauca.

Por cuenta del invierno el río Magdalena de nuevo comenzó a salirse de cauce… Primero inundó el municipio de Puerto Salgar en Cundinamarca. 600 familias perdieron sus viviendas.

En Barrancabermeja el Magdalena se apoderó de las viviendas de varios barrios,  lo que obligó a cientos de familias a abandonar sus hogares.

Otros en cambio creen que lo mejor en estas situaciones es mantener la calma.

La misma situación viven en el municipio de Gamarra – Cesar. Allá el Magdalena también se salió de madre. Sus habitantes aseguran que la inundación los tomó por sorpresa.

El pueblo permanece totalmente inundado. Por cuenta del agua, ninguna casa quedo habitable.

El río dejó a 11 mil personas sin techo, viviendo en la calle mientras llega la ayuda de los organismos de emergencia.

El invierno también se hizo sentir en el departamento del Cauca, donde un  deslizamiento de tierra arrasó varias viviendas. Mientras que en Santuario Risaralda un derrumbe sepultó una vivienda con 6 miembros de un misma familia. No hubo sobrevivientes.