La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Sarah Sanders, anunció que representantes rusos confirmaron que este viernes los bombarderos nucleares que fueron enviados a Venezuela regresarán al Kremlin.

La decisión pondría fin a las críticas de Washington y a la preocupación de países vecinos que reaccionaron ante el anuncio del ministro de defensa venezolano, Vladimir Padrino, quien dijo que su país se estaba preparando para defenderse ante un posible ataque.

El envío fue calificado por el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, de inaceptable y tachó a Rusia y a Venezuela de gobiernos corruptos y derrochadores de fondos públicos.

Los aviones, que siguen en territorio venezolano son dos T-U 160, la referencia de las aeronaves más poderosas del mundo en cuanto a capacidad nuclear.