Se complica la situación de los exsuperintedentes de Salud Conrado Gómez y Gustavo Morales. Hoy  la Contraloría los llamó a imputación en un proceso de responsabilidad fiscal por irregularidades en el proceso de intervención de Saludcoop.

Los hechos que se investigan ocurrieron entre los años 2011 y 2013.

El ente de control encontró que en toda la intervención de Saludcoop se desviaron recursos por 150 mil millones de pesos.

Los recursos de Saludcoop se desviaron, según la Contraloría, en pagos de servicios que no tenían relación con temas médicos ni con el objeto social de la EPS, en saldar créditos no autorizados y también en la cancelación de honorarios para abogados.

El vicecontralor general (e) Ricardo Rodríguez, dijo a CM& que “se tenía la duda de que esto tuviera una causalidad con lo que eran las condiciones de atención y prestación del servicio de Saludcoop, ahora se imputan cargos a unos agentes especiales y a unos señores superintendentes de la época”.

La Contraloría, por los mismos hechos, le imputó responsabilidad fiscal a los tres interventores: Guillermo Grosso, Mauricio Castro y Wilson Sánchez.

En este caso se considera que la entidad directamente afectada fue el Ministerio de Salud y Protección Social.