Que no se le decrete la muerte política al ministro del Interior, Guillermo Rivera, fue la petición que hizo la Procuraduría General al Consejo de Estado, dentro de la demanda de pérdida de investidura que se presentó en su contra por no asumir la curul que dejó Viviane Morales, cuando renunció para ser candidata a la Presidencia.

El ministerio público afirmó que obligar al ministro a tomar posesión de esa curul, daría lugar a vulnerar sus derechos fundamentales al trabajo y al libre desarrollo de la personalidad.

Según el demandante, Saúl Villar Jiménez, el ministro Rivera fue notificado por la Secretaría del Senado para que tomara posesión de la curul que dejó Morales, por ser él quien seguía en lista para reemplazarla. Pero Guillermo Rivera declinó su postulación al indicar que actualmente se desempeña como ministro del Interior.

El Consejo de Estado deberá determinar ahora si Rivera violó la Constitución, al ser llamado para ocupar un cargo en el Congreso y no hacerlo dentro del plazo de ocho días que otorga la ley, afirmó el abogado demandante.

El caso quedó en manos de la magistrada Stella Conto Díaz del Castillo.