El café San Moritz, que podría desaparecer, es el establecimiento comercial más importante que ha tenido esta casona de 1.553 metros cuadrados de área construida.

El señor Wills, dueño de la casa y del café, le vendió el negocio el último día de agosto de 1962 a Gustavo Vásquez, uno de sus meseros.

José David Vásquez es heredero del café cantina, durante los últimos 22 años ha sido mesero, barman y disc jockey pero sus días en este lugar podrían terminar.

El nuevo dueño del caserón que necesita un reforzamiento estructural, reclama jurídicamente este espacio que le pertenece.

Publicidad

Los Vásquez, dueños del café pero no del local donde funciona, no quieren cerrar este cafetín que nació en los años 30. Los caminantes del callejón de los libros donde está el San Moritz extrañarían el tinto, y el baño.

El San Moritz está cumpliendo 80 años, es el más antiguo de Bogotá, sobrevivió al bogotazo, sobrevivió a la modernidad y ahora quiere sobrevivir a un desalojo.