Luego de prorrogar el cese al fuego hasta el 31 de diciembre, el presidente Juan Manuel Santos estableció un protocolo para concentrar a los guerrilleros y evitar confrontaciones armadas con esa guerrilla, intentando garantizar la seguridad de la población civil y de los miembros de las fuerzas armadas y de las Farc.

“Habrá un sistema de comunicación permanente entre el Gobierno Nacional, las Farc y la Misión de Naciones Unidas. Se coordinarán las condiciones de seguridad de la población civil, de los Puntos de Pre-agrupamiento Temporal, así como los dispositivos en el terreno de la Fuerza Pública, del mecanismo de monitoreo y verificación”

Los parámetros establecidos además con representantes de las Naciones Unidas y el Comité Internacional de la Cruz Roja, incluye la interrupción de dispositivos del Ejército, la Armada, la Fuerza Aérea y la Policía en zonas rurales.

“La suspensión de operaciones militares y policiales… No incluye los centros poblados, cabeceras municipales, ni corregimentales, ni vías principales”

Publicidad

También señala que el primer mes después de firmado el protocolo, las FARC estarán a cargo de la alimentación, el vestuario, material de campaña, frazadas, atención en salud y comunicaciones de todo el personal que concentrarán.

“Por el tiempo que dure el Cese al Fuego y de Hostilidades Bilateral y Definitivo, el Gobierno Nacional garantiza el suministro, transporte y distribución de elementos antes mencionados”.

El Presidente afirmó que “seguiremos perseverando para que rápidamente encontremos esos puntos de acuerdo y podamos ahí sí consolidar la paz para todos los colombianos”

Para la implementación del protocolo, el Gobierno se comprometerá, entre otros, a no realizar vuelos militares por debajo de los 5.000 pies de altura, y a no controlar el suministro de alimentos y medicamentos destinados a los puntos de pre-agrupamiento; y las Farc se comprometerá, entre otros, a informar el número de guerrilleros y las coordenadas de los puntos donde los centrarán.