Saúl Cruz agenciaba intereses particulares en el recinto de la plenaria del Senado de la República por lo menos desde hace 11 años cuando fue sorprendido por legisladores haciendo lo mismo que grababa el noticiero cuando recibió su ataque.