El abogado Abelardo de la Espriella, que actualmente representa el caso del exmagistrado Jorge Pretelt por cuenta del presunto favorecimiento en una acción de tutela presentada por Fidupetrol en la que Pretelt
Publicidad
habría solicitado 500 millones de pesos, se verá enfrentado ante dos procesos disciplinarios que la Judicatura abrió en su nombre.

El primero de ellos responde a una queja interpuesta por el representante a la cámara, Germán Navas, en la cual se presume que a través de distintos recursos jurídicos de la Espriella habría dilatado dicho proceso por el «posible abuso del derecho a presentar recusaciones infundadas contra varios parlamentarios de la Comisión de Acusaciones, al parecer, con el fin de perjudicar y dilatar el avance del proceso contra su cliente Jorge Pretelt«.

De otro lado, el segundo proceso es por cuenta de la queja de la también representante a la cámara Ángela María Robledo por la supuesta utilización de “publicidad laudatoria” en los medios de comunicación “contra el respeto de la administración de justicia y las autoridades administrativas” y también “para ventilar temas que corresponden a la persuasión debida y aumentada del expediente, posiblemente para influir en el ánimo de los servidores públicos».

Abelardo de la Espriella, que ha manifestado no contar con las garantías procesales al debido proceso contra el exmagistrado Pretelt, afrontará estas audiencias los próximos 23 de junio y 22 de agosto en las que se presentarán las pruebas del caso.