Brasil enfrenta una crisis de desabastecimiento en productos básicos y combustibles como consecuencia del cuarto día de paro de camioneros que inició el lunes debido a los altos precios en los combustibles.

Se agrava la crisis en Brasil por el desabastecimiento de alimentos básicos y combustibles debido al paro de camioneros que completa su cuarto día consecutivo y se presenta en la mayoría de los 27 estados, con un promedio de 330 bloqueos.

Las consecuencias de la falta de movilización de mercancías también las están pagando las fábricas, a causa de la falta de piezas para trabajar y los aeropuertos por la escasez de combustible.  

Publicidad

Según los transportadores, la protesta, que fue desatada por las continuas alzas en los precios del diésel y la gasolina, seguirá en pie hasta que el gobierno convierta en ley los recortes de los impuestos.

El presidente Michael Temer, en reunión con los representantes del gremio, pidió una tregua de dos días tras no alcanzar un acuerdo entre las partes.