La Fiscalía inició en octubre el destape de una telaraña de empresas fantasmas. La investigación descubrió que la filial colombiana de la panameña Mossack Fonseca, montó una red de empresas fantasmas que enviarían desde cuentas de cobro que se pagarían en las islas Bahamas, que no correspondían a trabajos ni mercancías reales, sino al deseo de sus dueños, según la Fiscalía, de esconder ganancias frente a la Dian.

La investigación periodística que reveló que la firma panameña de abogados Mossack Fonseca dedicada a abrir empresas de papel en paraísos fiscales encontró que en este edificio en el norte de Bogotá funciona una de las 40 sedes de Mossack Fonseca en el mundo y allí reposan documentos de 800 inversionistas colombianos, entre los que estaba la representante legal de Efecty, propiedad de Servientrega, Luz Mary Guerrero, señalada por la Fiscalía de mover de manera ilegal 4,5 millones de dólares en el exterior

Aunque en Colombia no es ilegal tener una empresa en un paraíso fiscal, si lo es no declarar el dinero que se tenga ante la Dian.

Según la plataforma periodística para las américas Connectas la mayoría de clientes de la firma panameña de abogados Mossack Fonseca  están en Bogotá, Medellín y Barranquilla. En el expediente de la Fiscalía colombiana también está vinculada Sara Guavita Moreno, representante legal suplente de Servientrega.

Connectas, desglosó los documentos entre los que también aparecen directores de medios de comunicación que aún no han sido llamados ante la justicia. Sin embargo la Fiscalía ya recogió pruebas contra empleados de otras empresas de medios

Los representantes legales de las sociedades Medicina Nuclear Diagnóstica S.A.S, Rymel Ingeniería Eléctrica S.A.S, Artextil S.A.  e Inversiones Zambrano Pinzón Asociados S.A.S hacen parte de las catorce empresas que habrían comprado falsas facturas como  una manera de ocultar dineros ilícitos y evadir impuestos, según la línea de investigación de la Fiscalía.

Noticias UNO