El interno José Edilberto Muñoz Echavarría se fugó de la Cárcel Bellavista del municipio de Bello, Antioquia.  El joven redimía su pena trabajando en el proyecto productivo de la Granja. Estaba condenado a 13 años por el delito de acceso carnal violento y ya había cumplido once, por lo que estaba en fase de confianza o mínima seguridad.

«Son espacios donde en este momento en Bellavista no hay seguridad, no hay cámaras de seguridad, no hay personal de guardia y custodia que vigile y controle. Y son espacios que el acceso con la libertad es un alambrado y ya, entonces el muchacho es solo cruzar un alambrado y simplemente salir del centro penitenciario», indicó Jorge Alberto Carmona Vélez,

defensor de DDHH de la población privada de la libertad de Antioquia.

Antes de escapar el recluso dejó una nota explicando su decisión.

«Pues toma la decisión y saca una carta y la deja en su celda diciendo ‘me voy’ porque le notificaron otra condena de 20 años de prisión», explicó Carmona.

En la cárcel Bellavista hay 3.400 internos con un hacinamiento del 21 por ciento.

«Bellavista en este momento hay personas y guardianes que están encargados de más de 1.500 personas en un pabellón. Ya no son los guardianes los que vigilan y custodian los internos ya son los internos los que vigilan y custodian el personal de guardia y custodia. Es al revés», indicó el defensor.

Las autoridades están tras la pista para recapturar al condenado.