Hace pocos minutos y después de un dialogo entre líderes indígenas y el gobierno ecuatoriano, el presidente de ese país Lenín Moreno decidió derogar el decreto 883 que quitaba subsidios a la gasolina y desató manifestaciones que se prolongaron por once días.

Cientos de personas que se agolparon en las principales vías de Quito a la espera de la conclusión de la mesa de negociaciones, celebraron la decisión tomada por el mandatario ecuatoriano.

Por su parte el presidente se comprometió a reestablecer la calma en todo el territorio ecuatoriano después de los fuertes enfrentamientos entre la fuerza pública y los manifestantes que se oponían a al decreto 88.

Los líderes del paro pidieron al gobierno la destitución inmediata de los ministros del gobierno y de defensa por lo que ellos consideran violencia excesiva durante las manifestaciones que dejaron siete personas sin vida.