El nuevo proceso que le abrió la Fiscalía al exsecretario general de la Presidencia, Bernardo Moreno, por presuntamente haber canjeado un voto a favor de la reelección de Álvaro Uribe por puestos en la administración, recordó varios indicios que constan en los procesos de la Yidispolítica… El excongresista caldense Tony Josame, a quien Moreno le habría ofrecido varios cargos para que votara a favor del segundo periodo de Álvaro Uribe, también aparece relacionado en los cuadros que entregó el ex superintendente de notariado Manuel Cuello Baute sobre la repartición de las notarías, entre quienes apoyaran la reelección.

El recién posesionado gobernador de Caldas, Guido Echeverry, declaró ante la Fiscalía que en 2004 fue presionado por Bernardo Moreno, secretario general de la Presidencia de Uribe, para que nombrara a personas cercanas al ex representante Tony Jozame en la Escuela de Administración Pública (ESAP). Este se oponía en ese momento a la reelección y después de volteó.

A dicha revelación, que reabre el proceso de la ‘yidispolítica’, se suma a otro indicio sobre el cambio de posición de Jozame para aprobar la reelección de Uribe.

Se trata de la lista que entregó a la Corte Suprema de Justicia el ex el superintendente de Notariado y Registro, Manuel Cuello Baute, en donde se relacionan los nombramientos de los notarios de todo el país y el padrino político al que estaba asociado ese nombramiento.

Allí aparece Tony Jozame quien no asistió a la sesión de votación de la reelección pero su reemplazo sí lo hizo. Después Jozame fue nombrado viceministro de Vivienda y Desarrollo en la segunda administración de Uribe. Y luego fue designado como embajador en Brasil.

Entre los beneficiarios por votar la reforma constitucional también aparecen, el actual presidente del Congreso Juan Manuel Corzo, los ex presidentes de esa corporación Mario Uribe Escobar y Luis Humberto Gómez Gallo y la ex representante Yidis Medina, única confesa del cohecho y a la que los uribistas han acusando de mentirosa.

Es decir que Bernardo Moreno, aparte de enfrentar el proceso por las ‘chuzadas’ del DAS, deberá responder por la compra de un congresista que en 2004 votó por la reelección de Uribe.