Por medio de un comunicado, la Universidad Nacional de Colombia sostuvo que la sede administrativa sigue bloqueada por los estudiantes y tras once horas de diálogo para llegar a unos acuerdos, fue imposible.

Indica el documento que la universidad no atenderá las exigencias mientras se sigan utilizando vías ilegales, «la firma de un acuerdo de negociación para recuperar el control de los edificios, no es una salida posible al conflicto porque la universidad no puede ceder ante un acto de este tipo como mecanismo de presión para imponer exigencias». 

Cabe resaltar que la toma se inició el 7 de noviembre y no ha sido posible llegar a una solución, lo cual afecta el ingreso de los funcionarios a la institución.