Una auditoría externa contratada por uno de los socios de Riopaila en 2011 advirtió a la junta directiva que la compra de tierras en el Vichada era una operación ilegal. El auditor Jorge Isaac Fernández encontró varias irregularidades, entre otras, que Riopaila le prestó 35 mil millones de pesos a las 25 empresas que compraron esas tierras sin ningún soporte contable.