Hasta ahora la afirmación según la cual “el amor duele”, parecía una historia de sufridos boleristas o de despechados.

Pero no, un estudio científico, con todas la ley, lo demostró: el amor realmente puede causar dolor físico.

Después de realizar intensos estudios del cerebro, científicos escoceses descubrieron que físicamente el amor duele.

La misma parte del cerebro que procesa el dolor físico, también se encarga de procesar el dolor emocional. Por eso en el momento de una ruptura, o la perdida de un ser querido,  la persona puede presentar síntomas de dolor en el pecho y en el estomago.

El centro de investigación de trauma en Escocia, que ayudó a sobrevivientes de desastres, como el tsunami en Asia y la guerra de Irak, determinó que la gente que sufrió daños emocionales, expresaba ese dolor de manera física, además descubrió que en los seis primeros meses, después de la ruptura o la perdida, había mayor riesgo de morir y que esa tendencia se presentaba mas en los hombres.

Según el estudio, las personas que no logran superar un engaño amoroso o una perdida, son las que presentan mayores niveles de dolor físico.

Publicidad