Una mujer conocida como “La Manicurista”, está en la mira de los investigadores de la Policía. Es buscada por el hurto, secuestro, tortura y asesinato del subteniente de la Policía, Camilo Esteban Ojeda Erazo, el 8 de abril del año pasado.

El oficial Ojeda Erazo de 29 años, departía en el centro comercial de la calle 80, en el occidente de Bogotá. Allí fue recogido por un hombre que atendió el llamado de transporte por una aplicación móvil. El mismo hombre, que aprovechando su estado de alicoramiento, llevó al subteniente a un bar del centro de la cuidad.

Allí, a la 1:07 a. m. fue entregado a la manicurista, quien lo llevó del brazo y fueron guiados por un sujeto de sombrero.

Adentro, ‘La Manicurista’ y un hombre de sombrero tomaron por su cuenta al oficial y lo distrajeron por largo tiempo en la barra de bebidas, donde la mujer le habría puesto la escopolamina a su bebida.

Completamente desorientado y sometido, el oficial Ojeda es sacado del bar por la misma mujer, quien lo lleva hacia el mismo carro que lo había traído, para llevarlo a un sitio del que no saldría vivo.

Durante el recorrido, tanquearon el carro y pagaron ese servicio con la tarjeta del oficial, después lo llevaron a una casa en el barrio Egipto, lo torturaron, lo asesinaron y lo sepultaron en un lote vecino.

En allanamientos a viviendas de dos de los sospechosos, la Policía encontró 16 cédulas y 45 tarjetas de crédito, al parecer de otras víctimas.

Publicidad

Por el asesinato del oficial, fue condenado a 53 años de prisión alias “Pizza” y se encuentran en etapa de juicio alias “Jefer” y alias “Sergio”. El hombre del sombrero, alias “Barbas”, fue capturado en Venezuela. Alias “Jorgito”, encargado de asesinar al oficial, fue capturado en Maracaibo. Ambos  podrían ser pedidos en extradición. Ahora las autoridades van tras La Manicurista, que según la Policía, se sedó con el oficial y lo entregó a los asesinos.