El Senado reeligió a su directora administrativa, Astrid Salamanca, luego de conocer la grabación en la que una de sus subalternas explica cómo funciona el pago de coimas a los contratistas en su despacho.

Esta subalterna es Astrid Bernal, hermana de un senador desinvestido, cuyos negocios con la dirección administrativa del Senado son de vieja data.