Uno de los abogados procesados por el carrusel de la educación de Córdoba asegura que parte del dinero que cobraban a través del fraude llegaba a las manos de Armando Benedetti.

Según el testigo hubo una reunión con el Senador en la que él le pidió el 20 por ciento, que era lo que le habían dado en un proceso anterior.