En noviembre de 2007, expertos militares, en Israel, pusieron a prueba estos chalecos antibalas con las mismas características de los que el ejército colombiano planeaba adquirir. Los chalecos sufrieron daños con diferente munición.

En la misma época se conoció que dos de las empresas que licitaban no pasaron la evaluación ante el comité técnico. Sin embargo, el 27 de diciembre de 2007, una de las compañías que no cumplió, conformó la empresa Unión Temporal Blindados de Colombia, que le vendió al Ejército Nacional, cerca de 50 mil chalecos antibalas por valor superior a 102 mil millones de pesos..

La dirección de armamento del ejército dijo que se encontraron fallas en los chalecos.   “El comité técnico estipula que de las 5 pruebas balísticas realizadas, un chaleco cumplió, 3 no superaron la prueba y una resultó inválida… al efectuar el disparo sobre la placa antitrauma no se cumplió con el máximo permitido”

A pesar de esto, a la empresa que vendió los chalecos, le autorizaron 3 semanas de plazo para corregir los errores.

“La oficina de contratación del ejército nacional, recomendó según lo consagrado en el Manual de Contratación, devolver el material para que este se corrija o subsane los defectos”

“Para que el proveedor  corrija 22.300 chalecos en 20 días, lo que no hizo en 10 meses”

El plazo para corregir los chalecos se cumplió el pasado lunes.

“Por la parte de atrás se observa que no pasó el cartucho”

Publicidad

8 de los implementos fueron sometidos a verificación en Indumil. Se realizaron 5 pruebas.

“El impacto esta considerado como justo”

Uno de los disparos de calibre 9 milímetros averió la tela del chaleco.

“Con el impacto se rompe la tela”

A pesar de todo lo ocurrido con estos materiales, el ejército tiene programado recibir el próximo 3 de febrero, otros 5.289 chalecos para sus soldados.

“Tienen que asumir la responsabilidad desde el Secretario General, el doctor Neira, que fue el que estuvo muy cerca de ese proceso”

Funcionarios sospechan que el Senador Arenas tendría algún interés en afectar esta contratación. El Congresista dice que no tiene ninguna relación con empresas que ofrecen estos productos.