La sentencia, anunciada por el juez federal Royce Lamberth es la más alta contra un colombiano que se recuerde en la historia reciente de la extradición.

Aunque desde que fue hallado culpable a finales del año pasado se sabía que ‘Trinidad’ pasaría años en la cárcel, la severidad de la sentencia sorprendió.

De hecho, ni grandes capos como los hermanos Rodríguez Orejuela, Fabio Ochoa, Carlos Lehder o el mismo ex dictador panameño Manuel Antonio Noriega habían recibido sentencias superiores a los 40 años.

La defensa rechazó la condena y aseguró que la sentencia equivale a una cadena perpetua -prohibida por el acuerdo de extradición-, pues ‘Trinidad’ saldría de la cárcel, si se comporta bien y bate récord de longevidad, a los 111 años.

Tampoco sirvió la carta enviada por el guerrillero a las Farc en la que pedía pruebas de supervivencia de los tres estadounidenses secuestrados y que, supuestamente, era prueba de su cooperación con la justicia.

Para Lamberth, el delito de ‘Trinidad’ -concierto para secuestrar- fue una falta gravísima: “Esto fue y sigue siendo un acto de terrorismo. Un acto cruel y barbárico que atenta contra todas las leyes del mundo civilizado. Una tortura permanente para los familiares (…) Sufrimiento que no acabará con esta sentencia, pero que espero envíe un claro mensaje a quienes cometen estos crímenes”.

Las palabras de Lamberth, incluso, darán de qué hablar, pues rotuló el caso como de “terrorismo”. Su interpretación estuvo muy en la línea del fiscal Kenneth Kohl, que aseguró que el terrorismo es “una acción criminal encaminada a obtener ventajas políticas y con intención de sembrar miedo en la población”.

“Los 44 millones de colombianos ya sabían lo que son las Farc: una banda de terroristas y secuestradores. De eso se dieron cuenta los 12 jurados que lo condenaron (…) Esto enviará un claro mensaje a los terroristas del mundo. Y a las Farc, para que liberen a los secuestrados”, dijo Kohl.

Aunque la sentencia ya fue dictada, una ley federal, la número 35, dice que los fiscales podrían solicitarle al juez una reducción posterior de la pena si ‘Trinidad’ o las Farc cooperan en el caso. Es decir, si dentro de uno o dos años los 3 de E.U. son liberados.

El guerrillero también tuvo su tiempo de hablar en la sesión de ayer. Se despachó un discurso de más de una hora en el que citó al líder africano Nelson Mandela y al poeta y revolucionario cubano José Martí y cerró con un desafiante “viva Marulanda, vivan las Farc y viva Bolívar” que matizó un poco antes, cuando expresó su “sincero deseo” de que los estadounidenses recuperaran pronto su libertad.

Dura sentencia, ¿nuevo obstáculo para el intercambio?

Pese a la condena, ‘Trinidad’ envió señales de que quiere ayudar para desatar el nudo del intercambio humanitario. De hecho, EL TIEMPO conoció que el jefe guerrillero escribió una segunda carta al secretariado de las Farc en este sentido.

Lo cierto es que la dureza de la sanción seguramente causará reacción en la guerrilla. Bob Tucker, el defensor, le preguntó al juez cómo una sentencia semejante facilitaría la liberación de los americanos: “El mensaje es que no son posibles los acercamientos con las Farc para hablar de un intercambio, pues a quien capturen le darán 60 años de cárcel”.

Piedad Córdoba, que estuvo en la audiencia, dijo que “la extradición de Trinidad fue política. Y la solución a esto también debe serlo”.

En Colombia, el analista León Valencia consideró que la elevada condena “es un elemento más de presión sobre las Farc” que terminará por radicalizar más, pues la guerrilla no va a dejar de pedir la libertad de ‘Trinidad’ y de ‘Sonia’.

Entre los familiares de los secuestrados la sentencia no dejó de generar preocupación. Deyanira Ortiz, esposa del cautivo ex representante a la Cámara Orlando Beltrán, consideró que la situación de ‘Trinidad’ “aleja un poco la posibilidad de unos acuerdos que permitan por lo menos la libertad de los tres norteamericanos”.