¿Quiere que Cataluña sea un Estado independiente en forma de república?

Esa es la pregunta que las autoridades catalanas quieren hacer a los ciudadanos para buscar la independencia de España. Mientras la Generalitat, el ejecutivo catalán, hace manifestaciones para que este referéndum se lleve a cabo, el gobierno de Madrid se opone a la jornada aludiendo a que esto vulnera la constitución.

En Madrid y Barcelona las personas se han tomado las calles en defensa de la unidad de España.

Mientras que en los colegios de Cataluña, lugares elegidos como centros de votación para el primero de octubre, los ciudadanos se han tomado desde el viernes al finalizar las clases para garantizar que estén abiertos para la jornada electoral.

Pero como este referéndum ha sido declarado ilegal por la Corte Constitucional española, la policía ha desalojado y bloqueado 1.300 de los 2.315 colegios destinados por las autoridades catalanas para sufragar. La Guardia Civil ha intervenido el Centro de Telecomunicaciones y todos los medios tecnológicos para evitar la votación.

Pero para la constitución española estas consultas solo las puede convocar el Rey por propuesta del presidente del gobierno y con previa autorización del legislativo, por lo que los resultados de mañana no los tendrán en cuenta. El gobierno español dice que el referéndum esta desarticulado pero sus activistas que lo impulsan dicen que la votación se llevará a cabo.

Noticias UNO